Líneas de actuación

En la etapa de Educación Primaria da comienzo la escolaridad obligatoria, lo que propicia que puedan concurrir a ella los alumnos y las alumnas que hayan cursado Educación Infantil junto a otros que accedan a la educación institucional por primera vez.


La Educación Primaria cumple la importante misión de socialización y compensación, correspondiéndose con el inicio de la adquisición por el alumnado de destrezas instrumentales básicas (lectura, escritura y cálculo) y su aplicación al medio y a su cultura, y con el desarrollo de su  autonomía personal, espacial y temporal, así como intelectual, social y moral.


Durante la etapa, poco a poco, se irán afianzando las destrezas básicas mediante técnicas de trabajo que faciliten su acercamiento al análisis de la realidad de una forma más racional y objetiva. Las tareas adquirirán una complejidad creciente que se verá facilitada por el aprendizaje cooperativo, iniciándolos en sus primeras experiencias autónomas. Todo este proceso requiere una adecuada atención a la diversidad, en función de las diferencias individuales y de los distintos ritmos de aprendizaje.

Esta etapa debe proporcionar al alumnado:
  •  La formación integral que facilite el desarrollo armónico de su personalidad.
  •   La madurez necesaria correspondiente a esta etapa del ciclo vital.
  •  El tratamiento adecuado de sus diferencias individuales.
  •  La posibilidad de realizar un aprendizaje constructivo.
  •  El conocimiento y el dominio personal y del medio básicos.
  • El dominio de las herramientas básicas instrumentales del conocimiento.
  • El desarrollo de la cognición y la motivación
  • La consolidación de su socialización y su autoestima.